931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h
¿Qué es el Teletrabajo? Ventajas y desventajas de trabajar en casa

Se declaró el confinamiento y Yolanda se confinó en casa. Puso su portátil encima de  la mesa de la cocina, cogió una silla también de la cocina y se puso a teletrabajar sus ocho horas diarias. De vez en cuando tomaba un café, otras acariciaba a su perro, sin darse cuenta, terminó por teletrabajar más horas de las estipuladas.

Dos meses después, estaba contracturada, le dolía la espalda alta y hacer teletrabajo empezó a convertirse en un suplicio. Lo mismo le ocurrió Mercedes que se instaló en la mesa del comedor, y a Ignacio que lo hizo en su estudio de casa… todos ellos tenían un denominador común; teletrabajaban con su portátil en casa.

Así pues: ¿Qué es el teletrabajo?

Bueno, en realidad el Teletrabajo no existe. Existe el trabajo, da igual si estamos tecleando en una cafetería, en casa, en la oficina o en un avión… ¿estamos teletrabajando? NO, estamos trabajando. Si en realidad lo que hacemos es trabajar, entonces tenemos que equiparnos con las herramientas adecuadas para trabajar. Si un carpintero trabaja fuera de su taller no clava clavos con un martillito pequeñito porque está fuera de su taller. Si un cocinero cocina fuera de su restaurante para mil comensales, no se lleva una plancha pequeñita y una sartén donde solo cabe un huevo porque está telecocinando… En realidad si estamos trabajando en casa o teletrabajando debemos adaptar nuestro puesto de trabajo de manera que sea ergonómico y no nos lastime,

Durante años los ergónomos han estado estudiando y dando consejos sobre cómo debe ser un puesto de trabajo en la oficina.

Solo tenemos que aplicarlo a nuestra casa:

  • Debemos verificar la altura de nuestra mesa. La altura de las mesas de oficina oscila entre 73 y 75 centímetros. Las mesas de la cocina o el comedor pueden ser más altas o más bajas. Si teletrabajamos en una mesa demasiado alta, quizás haga que arqueemos la espalda en demasía en la zona lumbar, si es demasiado baja hará que nos encorvemos y nos caigamos encima del teclado. Soportando el peso de los brazos y la cabeza durante horas. Cualquiera de las 2 opciones terminará por generarnos dolores de espalda.
  • Absolutamente nadie puede trabajar 8 horas con un portátil sin acabar lastimado. Lo ideal sería trabajar con una pantalla grande y un teclado grande como lo hacemos en la oficina, Desde aquí te animamos encarecidamente a que te compres una pantalla y un teclado grande y se los conectes a tu portátil. Con una pantalla grande dejarás de hacer que tu cabeza se desplome demasiado hacia abajo. Piensa que tu cabeza pesa entre 5 y 8 quilos y que lo ideal es tenerla equilibrada en la vertical de tu espalda. Cada vez que la obligas a mirar hacia abajo obligas a la musculatura de la espalda a trabajar en exceso y terminas con contracturas. Si no estás convencido/a coge una garrafa de agua de 5 litros colócala a la altura de la cabeza y desplómala ahora hacia delante, ahora hacia un lado. ¡Verás que debes hacer una fuerza enorme! Esa es la fuerza que hace la musculatura de tu espalda cada vez que desplomas la cabeza, aunque a ti te parezca que mueves algo tan liviano como una pluma.

Si no puedes comprar una pantalla grande, te recomiendo que pongas unos cuantos libros debajo del portátil para elevar la altura de la pantalla a lo que sería la altura de tus ojos. Siempre debes mirar a la pantalla de tú a tú en la posición que notes que tu cuello está relajado y tus ojos descansan suavemente.

Como una vez elevada la pantalla no te va a ser posible teclear, cómprate un teclado grandote USB, valen muy poco dinero, y trabaja con un teclado grande, como el que tienes en la oficina (si quieres saber más sobre la razón de porqué los teclados deben ser grandes puedes leer la guía “5 trucos y medio para cuidar tu espalda”. Pídemela a mi mail jaume.tarrida@polivalent.com y te la enviaré)

  • Usa una silla ergonómica. Durante años Seguridad e Higiene en el trabajo han estipulado los mecanismos y las funciones que debe tener una silla ergonómica. Están recogidas en la norma UNE EN-1335. Intenta que tu silla cumpla con la norma. Una buena silla ergonómica debe llevar brazos regulables, regulación lumbar, estar fabricada en tela o malla transpirable, ser elevable en altura. Si además puedes, mira de comprarte alguna que disponga del Certificado de Ergonomía del Instituto de Biomecánica de Valencia o del Centro de Análisis Biomecánico Umana de Vigo.
  • Ilumina bien la zona de trabajo. Una mala iluminación te dará cansancio visual y sensación de abatimiento.
  • No olvides la temperatura y la humedad relativa del aire. Intenta que tu espacio de teletrabajo se encuentre entre 21 y 23 º, sin sentir frio ni calor.
  • Haz ejercicio. Muchas de las personas con las que hablamos estos días trabajan más horas por estar en casa. Alargan sus jornadas. Si además salimos poco y hacemos poco ejercicio, estamos creando el cóctel perfecto para contracturarnos. Te recomiendo que pares cada hora o dos y hagas estiramientos, camines un poco y bailes samba por ejemplo. Bailar ayuda a mover toda tu musculatura, hace correr la sangre y te anima el día. Estas en casa, nadie te ve, así que: ¿por qué no? Pon una musiquilla que te guste y desmelénate bailando, cinco minutos cada dos horas y tu ánimo y tu espalda vas a mejorar muchísimo.

Si te interesa recibir más tips sobre ergonomía y recibir la guía “5 trucos y medio para cuidar tu espalda” mándame un mail a jaume.tarrida@polivalent.com

0
Your Cart is empty