931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h

931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h

La infancia y la adolescencia son el momento de nuestras vidas donde debemos crecer, aprender y sobre todo disfrutar de vivir libres de las grandes responsabilidades adultas. Es difícil conseguirlo si sufrimos de dolores asiduamente. Si los corregimos a tiempo podemos mejorar mucho la calidad de vida y desarrollo de los jóvenes

En este artículo nos centraremos en los problemas de espalda: cómo se originan y cómo evitarlos. Hay diferentes motivos por los que podemos sufrir algún tipo de dolencia. Existen los específicos, que tienen su origen en una patología, y los inespecíficos, que son el 90% de los casos y no responden a una patología concreta. Hablaremos de estos últimos.

Mochilas diabólicas

Niño con mochila pesadaUna de las causas más habituales en los problemas de espalda de los jóvenes es el sobrepeso de las mochilas escolares. Puede causar dolores cervicales y lumbares al forzar la inclinación del tronco y la cabeza hacia delante para compensar el peso. Llevarla colgada de un solo hombro como el tío más popular del instituto o un mal reparto de peso en el interior de la mochila puede desviar la columna o causar escoliosis.

Soluciones:

  • No llevar más del 10% del peso corporal. 
  • Compra una mochila ergonómica, que sea acolchada y adaptable.
  • Ordena la mochila para que los objetos más pesados estén los más cerca de tu espalda.
  • Cuelga la mochila de ambos hombros.
  • La mochila debe situarse a una altura superior a la cintura, como a medio palmo arriba de donde la espalda pierde el nombre.
  • La postura ideal es ir con la espalda recta. Este es el objetivo.

Malas posturas

En la vida cotidiana adoptamos muchas malas posturas que repercuten en nuestro bienestar más de lo que nos imaginamos, por lo que es necesario conocer e intentar practicar una buena higiene postural.

Por ejemplo:

  • Sentarse erguido con la espalda apoyada y no encorvarse.
  • Levantar pesos o agacharse con la espalda recta y las rodillas flexionadas.
  • Evitar hacer siestas en el sofá.
  • Dormir de lado con las piernas flexionadas.

El mobiliario

Las sillas donde nos sentamos ya sean en la oficina, en la sala de espera del dentista, en una academia o en el instituto las sillas donde nos sentemos deben ser ergonómicas para un mayor reposo. La ergonomía se empezó a implantar para mejorar las condiciones de trabajo y desembocó en una mayor productividad y disminución de fatigas y molestias

Se debe conseguir que en las aulas los alumnos se sientan cómodos en todos los sentidos, evitarles molestias y potenciar su concentración. Sin una silla adecuada no evitaremos dolores aunque adoptemos buenas posturas. Por ejemplo, debemos valorar factores como si queremos que una silla tenga pala o no para la formación.

Siempre que vayamos a comprar una silla, ya sea para un aula, jugar a videojuegos o lo que sea, la ergonomía debe ser el pilar fundamental.

Algunos de sus beneficios son:

  • Mejoran la productividad.
  • Evitan molestias y fatigas.
  • Reducen adquirir hábitos de mala postura.
  • Comodidad.

Deportes exigentes

Sin duda, donde más dolor podemos sentir repentinamente es con alguna lesión muscular practicando algún deporte. Los deportes de pelota como el fútbol, balonmano, basket y todos aquellos donde saltemos, corramos y hagamos movimientos que hagan sufrir a la espalda pueden provocar lesiones si no hacemos los debidos calentamientos.

Deportes como la natación o el ciclismo no tienen apenas impacto en nuestra columna vertebral y son muy recomendables. Aún así siempre debemos practicarlos realizando bien los ejercicios.

Si no hacemos deporte con regularidad las lesiones pueden ser mayores, por lo que insistimos en que lo mejor en cualquier caso es realizar calentamientos de 15 minutos antes de la actividad. Si sentimos dolores en algún deporte debemos dejar de practicarlo inmediatamente y acudir a un especialista.

Sedentarismo

Es muy perjudicial no solo para la espalda, también afecta en muchos otros aspectos. De hecho es casi tan malo como fumar.

Algunas de sus causas que hay que revertir son:

  • Imitación de la conducta adulta.
  • Un excesivo uso de las pantallas estando estáticos. Como puede ser delante el televisor, móvil o jugando a videojuegos.
  • No practicar ningún deporte.

Hay que prevenir el sedentarismo con actividades que impliquen movimiento. No solo fortaleceremos nuestra espalda, sino todo nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

Esperamos que este artículo os haya ayudado. ¡Gracias por leer!

0
Your Cart is empty