Sillapilable | Mobiliario de aulas y oficinas

931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h

931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h

En el mundo del mobiliario escolar, las sillas para escuelas no son solo un lugar donde sentarse. Son una parte crucial del ambiente educativo, impactando directamente en la comodidad y la concentración de los estudiantes. Por ello, es esencial que los compradores estén bien informados sobre la normativa vigente que regula estas piezas fundamentales del mobiliario escolar. Este artículo desglosa todo lo que necesitas saber sobre la normativa para sillas escolares, asegurando que tu elección cumpla con los estándares necesarios para promover un entorno de aprendizaje óptimo.

Importancia de la Normativa UNE-EN 1729-1

En el corazón de cada aula, las sillas escolares desempeñan un papel fundamental en el bienestar y rendimiento de los estudiantes. No obstante, la selección de estas no solo se rige por la comodidad o el diseño, sino por una normativa específica que garantiza la salud postural de los alumnos. La normativa UNE-EN 1729-1 establece los estándares para el mobiliario escolar, enfocándose en fomentar la adopción de posturas correctas a través de dimensiones y diseños pensados para el entorno educativo.

La normativa UNE-EN 1729-1 es un conjunto de estándares europeos que parte del principio de que un buen mobiliario escolar debe diseñarse para promover posturas correctas entre los estudiantes, reconociendo la diversidad de necesidades y contextos educativos. Al no limitarse a un diseño específico, sino enfocándose en las dimensiones funcionales, esta normativa permite una variedad de interpretaciones de diseño que pueden adaptarse a las costumbres locales y prácticas educativas, así como a las circunstancias técnicas y económicas de cada país. Esto asegura que, más allá de cumplir con mínimos absolutos para la salud postural, los fabricantes pueden innovar en diseño mientras se adhieren a los estándares que garantizan la seguridad y el bienestar de los estudiantes. La flexibilidad en el diseño permite a los educadores y compradores elegir mobiliario que no solo sea ergonómico sino también acorde con el entorno educativo específico, fomentando un ambiente de aprendizaje más inclusivo y adaptativo.

Dimensiones y diseño de las sillas escolares

Una de las principales contribuciones de la normativa es la especificación de dimensiones funcionales que promueven la ergonomía y la comodidad. Estas dimensiones incluyen la altura del asiento, la profundidad, y la anchura adecuada, factores cruciales para mantener una postura saludable durante largos periodos sentado.

Altura del asiento escolar

La altura del asiento es una de las dimensiones más críticas, ya que impacta directamente en la postura del usuario al sentarse. La normativa indica la altura del asiento en relación con el suelo, ajustándose a una variabilidad dependiendo del tamaño distintivo:

  • Para usuarios más pequeños (tamaño 0), la altura recomendada del asiento debe ser de 210 mm, escalando hasta 510 mm para los usuarios más altos (tamaño 7).
  • Esta dimensión se ajusta para permitir que los pies del usuario descansen completamente en el suelo, promoviendo una postura sentada ergonómica y cómoda.

Profundidad útil del asiento

La profundidad útil del asiento mide desde el punto S (un punto definido por la normativa para medir la posición de sentado) hasta el borde delantero del asiento. Esta medida varía en un rango de:

  • No aplicable para los tamaños más pequeños, incrementándose a 300 mm para el tamaño 3 y hasta 460 mm para el tamaño 7.
  • Esta dimensión asegura que el asiento ofrezca soporte adecuado a las piernas del usuario sin presionar indebidamente detrás de las rodillas.

Anchura del asiento

La anchura del asiento se define como la distancia mínima horizontal entre los lados del asiento, proporcionando espacio suficiente para acomodar al usuario cómodamente:

  • Comienza en 210 mm para el tamaño más pequeño, aumentando hasta 400 mm para el tamaño 7, lo que garantiza que usuarios de diferentes tamaños encuentren un asiento adecuado a su anchura corporal.

Distancia entre el punto S y la parte trasera del asiento

Esta medida es importante para determinar el espacio disponible para el usuario desde el punto S hasta el final del asiento:

  • Varía desde 30 mm en tamaños menores hasta 50 mm en tamaños mayores, asegurando que el diseño del asiento acomode correctamente la curvatura y el movimiento del cuerpo del usuario.

Estas dimensiones son fundamentales para diseñar y seleccionar sillas escolares que no solo cumplan con las necesidades ergonómicas de los estudiantes, sino que también promuevan una salud postural adecuada. La normativa EN 1729-1:2015 proporciona un marco detallado para asegurar que las sillas escolares sean adecuadas, seguras y cómodas para su uso por niños y jóvenes en entornos educativos, enfatizando la importancia de adaptar el mobiliario a las necesidades físicas de los usuarios para promover ambientes de aprendizaje óptimos.

Dimensiones de sillas escolares

Inclinaciones específicas para las sillas escolares

La normativa establece recomendaciones específicas para las inclinaciones tanto del asiento como del respaldo, con el fin de promover una postura sentada que sea tanto cómoda como ergonómica para los usuarios de todas las edades.

Inclinación del asiento escolar

  • La inclinación del asiento hacia adelante (positiva) o hacia atrás (negativa) afecta directamente la distribución del peso y la postura de la pelvis.
  • Rango de inclinación: Se sugiere que el asiento no se incline más de +7 grados hacia adelante para evitar presión excesiva en los muslos y menos de -5 grados hacia atrás para prevenir el deslizamiento hacia adelante y el encorvamiento.
  • Implicaciones: Una inclinación positiva favorece una postura activa que facilita tareas como la escritura o el dibujo, alineando la columna y promoviendo una mejor respiración y concentración. Por otro lado, una ligera inclinación negativa puede ser útil en situaciones de escucha o relajación, donde una postura más reclinada es beneficiosa.

Inclinación del respaldo

  • La inclinación del respaldo juega un papel crucial en el soporte lumbar y la prevención de la fatiga de la espalda.
  • Ángulo recomendado: Un respaldo que se inclina ligeramente hacia atrás, aproximadamente entre 95 y 110 grados en relación con el asiento, proporciona un equilibrio óptimo entre soporte y comodidad.
  • Beneficios: Esta inclinación apoya la curva natural de la columna lumbar, reduciendo el riesgo de dolor y fatiga. Además, permite una distribución equilibrada del peso entre el asiento y el respaldo, lo que es esencial para períodos prolongados de sentado.

Seguridad de las sillas escolares

Los criterios de seguridad para sillas escolares que establece esta normativa son esenciales para garantizar que las sillas escolares sean seguras para todo tipo de movimientos y para todos los usuarios, especialmente en un entorno educativo donde la seguridad es una prioridad.

Estabilidad para evitar el vuelco

La normativa especifica claramente los requisitos de estabilidad para las sillas escolares, enfocándose en prevenir el riesgo de vuelco ante movimientos normales de los usuarios. Esto implica:

  • Pruebas de estabilidad: Las sillas deben someterse a pruebas rigurosas que simulan diferentes escenarios de uso, incluyendo el apoyo de peso en los bordes del asiento y el respaldo, para asegurar que la silla permanezca estable sin volcarse.
  • Base de apoyo amplia: Se recomienda que las sillas cuenten con una base de apoyo suficientemente amplia para proporcionar una estabilidad adecuada en todas las direcciones.
  • Diseño anti-vuelco: El diseño de las sillas debe contemplar características específicas que minimicen el riesgo de vuelco, como patas extendidas o sistemas de contrapeso en modelos específicos.

Ausencia de bordes afilados o piezas pequeñas desmontables

Para evitar lesiones y garantizar la seguridad de los usuarios, especialmente de los niños, la normativa establece que:

  • Redondeo de bordes y esquinas: Todos los bordes accesibles y las esquinas de las sillas deben estar redondeados o biselados para prevenir cortes o rasguños. Esto incluye bordes del asiento, del respaldo, y de la estructura de soporte.
  • Fijación segura de componentes: Todos los componentes de la silla, como tornillos, deben estar adecuadamente asegurados para evitar que se desprendan durante el uso normal, reduciendo el riesgo de ingestión o asfixia en usuarios jóvenes.
  • Materiales no tóxicos: Los materiales utilizados en la fabricación de sillas deben ser seguros y no tóxicos, evitando la liberación de sustancias peligrosas que puedan afectar la salud de los usuarios.

Al adentrarnos en el complejo mundo de las normativas para sillas escolares, es evidente que la selección de este mobiliario trasciende la mera estética o el costo. Para instituciones educativas y cualquier entidad involucrada en la creación de entornos de aprendizaje, comprender y aplicar estos estándares es fundamental. Desde asegurar la ergonomía y la seguridad hasta promover la durabilidad y la sostenibilidad, cada aspecto de la normativa está diseñado para mejorar el bienestar y el rendimiento de los estudiantes. En Silla Apilable, hemos extraído y aplicado la información de la normativa relevante para asegurar que nuestra selección de sillas escolares ofrezca lo mejor en términos de comodidad, seguridad y funcionalidad. Entendemos que la elección de la silla adecuada es esencial para promover un entorno de aprendizaje efectivo y seguro. Por ello, nuestro equipo está plenamente disponible para asistirle, proporcionándole la información necesaria y ayudándole a elegir la silla perfecta que cumpla con todos los requisitos. No dude en llamarnos si tiene alguna duda sobre la normativa o necesita asesoramiento; estamos aquí para ayudarle a hacer la mejor elección para su entorno educativo.