Sillapilable | Mobiliario de aulas y oficinas

931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h

931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h

En la escuela y las academias de formación el mobiliario es fundamental, y en especial las sillas de colegio. Normalmente, los usuarios de este tipo de servicio suelen ser jóvenes en edad escolar y en crecimiento, por lo que con una correcta posición en el aula educativa pueden beneficiarse significativamente en su rendimiento académico. 

El mobiliario escolar adecuado propicia que los alumnos puedan sacar el máximo rendimiento a cualquier situación. De este modo, en muchas ocasiones se produce un típico baile postural entre el alumnado, que termina escogiendo posturas incómodas debido a la incomodidad provocada por la silla en cuestión. 

Una de las decisiones acertadas para este tipo de situaciones es apostar por unas sillas ergonómicas. Estas permiten que el alumnado se encuentre cómodo y con la espalda en una correcta posición en todo momento. Cabe destacar que, normalmente, estas pueden ser regulables en distintos terrenos, evitando posibles dolencias físicas posteriores. 

Requisitos de las sillas escolares

Escoger un buen mobiliario escolar fomenta el rendimiento académico, especialmente gracias a su ligereza. En edades tempranas, se suele trabajar en equipos reducidos, permitiendo que los alumnos puedan verse beneficiados en su área creativa y cooperativa con otros compañeros, algo necesario para mantener el dinamismo de la clase. 

Las sillas escolares permiten que los usuarios puedan interactuar correctamente entre ellos, fomentando la motivación a la hora de desempeñar sus funciones. De este modo, se consigue promover el aprendizaje y la curiosidad ante lo desconocido. Por ello, en muchas ocasiones las aulas de formación con un mobiliario correcto e idóneo son una herramienta necesaria para la colaboración, estimulación, concentración y participación de los estudiantes.

Las sillas escolares tienen que cumplir dos funciones: 

  • Adaptabilidad: Los centros educativos suelen contar con medidas y dimensiones reducidas, por lo que las sillas escolares deben adaptarse a estos nuevos entornos de enseñanza. Las aulas cuentan con mobiliario dinámico y por ello, las sillas para aula deben favorecerlo, ya sea por sus funcionalidades (sillas apilables o sillas con pala) o su usabilidad. 
  • Funcionalidad: Las sillas para escuela o las sillas escolares son aquellas que cuentan con un diseño ergonómico. Con ellas y con la presencia del entorno, se consigue fomentar el aprendizaje manteniendo a los alumnos concentrados. Este mobiliario debe permitir al alumnado poder moverse con facilidad y naturalidad su cuerpo sin mayores impedimentos.

Cómo son las sillas escolares ergonómicas

Normalmente, cuando se habla de ergonomía, se nos viene a la cabeza esas sillas espectaculares con diseños casi imposibles. Sin embargo, las sillas escolares ergonómicas cuentan con unas características que las hacen únicas respecto a la implicación que tienen en el rendimiento escolar. Las características que debe tener tu silla ideal, entre otras, son las siguientes:

Asiento regulable y ancho

Las sillas con asiento regulable permite que el usuario no pueda situarse ni posicionarse en posturas incómodas e inadecuadas. De este modo, se permite regular la postura del alumnado según la altura del usuario, propiciando un correcto rendimiento académico. Por otro lado, también nos encontramos con un tipo de asiento que permite que las piernas no queden pegadas al asiento, y dejando al aire una parte de las mismas. 

Por su parte, un respaldo ergonómico regulable permite que se pueda evitar la rigidez plena, algo que a la larga puede comportar problemas de espalda. Este tipo de respaldo en sillas escolares ayudan a que el alumnado adopte la posición correcta en cada momento.

Accesorios graduables

En ocasiones nos olvidamos de ellos, pero los apoyabrazos son nuestro mejor aliado muchas veces para destensar la zona en cuestión. Para estar en una situación correcta, se recomienda que los brazos estén formando un ángulo de 90º junto a la espalda. De este modo se consigue destensarla y que se sitúe en una posición cómoda y erguida, evitando así su sobrecarga. 

Otro de los accesorios que debe contar tu silla escolar es un dispositivo regulador de balanceo. Este no hará otra cosa que tensionar o destensionar el respaldo, todo ello en función del peso de la persona que vaya a utilizarlo. 

Materiales adaptables

Para poder crear sillas escolares ergonómicas nos tenemos que fijar especialmente en sus materiales. En muchos casos nos olvidamos de la viabilidad de la transpirabilidad de los mismos. Este factor permite que junto al diseño de la silla el alumno pueda tener la columna vertebral alineada y contar con la zona lumbar protegida desde un primer momento. 

Cuál es la postura adecuada en una silla escolar

La posición en la silla y la postura que se adopte en la misma es fundamental a la hora de desarrollar nuestras funciones. El alumnado no puede estar descompensado en el momento en el que se siente en la silla y a la vez, tiene que permanecer en una posición donde las extremidades del tronco superior como del inferior formen un ángulo de 90º.

El alumno que se siente en una silla escolar tiene que tener siempre los pies apoyados en el suelo e intentar sus piernas formen un ángulo recto. Por su parte, la espalda tiene que estar apoyada en el respaldo de la silla de una manera erguida. Respecto a los antebrazos, estos tienen que estar apoyados en la mesa y el hombro se debe encontrar relajado sin forzar las posturas. Por último, la cabeza debe de encontrarse en una posición recta. Además de la postura, contar con una silla para evitar dolores de espalda será fundamental para la salud postural de los alumnos.