931 641 795

Lunes a Viernes
de 9 a 14 h
Conoce la Silla de Teletrabajo Oslo

Porque se mece y se mueve contigo, te da alas, aire, frescura y hace de ti una persona genial. Te darás cuenta del poder de Oslo el día que recostado en la silla, concentrado en tu faena, oigas el toc-toc suave en la puerta de tu despacho y, en susurros, la pregunta: “¿Se puede pasar?” Porque ya nadie quiere faltarte al respeto y romper tu concentración.

Igual que no hay dos cantos rodados iguales a la orilla de un río, tampoco todos teletrabajamos en casa o en la oficina de la misma manera.

Oslo es para los que lo hacemos diferente. Para los que no trabajamos con un ordenador o lo hacemos poco. Para los que llenamos nuestra mesa de papelitos y diseñamos la pared con mapas visuales hechos de pos-it de colores. Los que dibujamos, creamos, pensamos o soñamos. Los que lideramos equipos, comunicamos o vendemos… De acuerdo, la tendencia son sillas ergonómicas con multitud de mecanismos que se mueven, brazos y lumbares ajustables mientras tú te mueves poco.

Y dime, ¿de qué sirve estar rígido como una estatua cuando tu trabajo es hablar por teléfono o pensar? De poco. Oslo te permite mecerte placenteramente adelante y atrás mientras le vendes un proyecto a tu mejor cliente. Porque las conversaciones no son hechos estáticos, las conversaciones fluyen. Y el movimiento te ayuda a seguir el hilo, a encontrar la respuesta y cerrar el trato. ¿Sabías que el cuerpo humano está creado para el movimiento? Nada más sano que mover los pies y tu cuerpo para activar la circulación de la sangre y sentirte vivo. Lo afirman todos los ergónomos. Si te meces la sangre fluye por tu cuerpo, los nutrientes llegan, el oxígeno da aire a tus células y tú estás fresco… fresco para decir sí, no, tengo exactamente lo que buscas, me gusta que me hagas esa pregunta o ¿si te hago esta mejora cerramos el trato?

Cierra los ojos, recuéstate en el cabecero de Oslo, haz un giro de 360º con la cabeza, siente el relax total en tus cervicales, pon los pies encima de la mesa, descarga el peso de todo tu cuerpo en el respaldo recostado, y ahora, con el cuerpo ensoñecido y el cosquilleo de bienestar que te recorre de pies a cabeza ponte a darle alas a esa idea que te hace rato que te ronda. Acabas de descubrir el efecto Oslo.

Oslo es una silla que se funde con tu cuerpo.

Tapizada en ecopiel de alta calidad, mullida, con el cabecero integrado y de líneas clásicas. Si eres de los poderosos, de los que motivan a las otras personas, los que influencian o crean conceptos Oslo es tu silla.

0
Your Cart is empty